Sitios de telesalud prometen una cura para la “menopausia masculina” a pesar de prohibiciones


Durante el boom de la telemedicina por la pandemia de covid-19, surgieron tiendas online que promocionaban la testosterona como remedio para las afecciones masculinas relacionadas con la edad, a pesar de las normas de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) emitidas hace años que restringen este tipo de publicidad sobre “testosterona baja”.

En anuncios de Google, Facebook y otros medios, los sitios web de telemedicina sobre testosterona pueden prometer una solución rápida para la “lentitud” y la libido baja en los hombres. Pero los médicos dicen que no hay pruebas de su eficacia, y que es más probable que las causas del decaimiento masculino para el que se promociona la testosterona como solución sean las afecciones crónicas, una dieta inadecuada o un estilo de vida sedentario.

De hecho, los médicos piden precaución, y la FDA recomienda que todos los suplementos de testosterona lleven la advertencia de que pueden aumentar el riesgo de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular.

Existen razones médicas válidas para tratar a algunos hombres con testosterona. La hormona existe como medicamento desde hace décadas, y entre los pacientes actuales se encuentran hombres con hipogonadismo, algunos transexuales que la utilizan para facilitar la transición física y, en ocasiones, mujeres con síntomas menopáusicos. También ha sido utilizada durante décadas por fisicoculturistas y atletas para aumentar su fuerza.

Sin embargo, los dispensarios en internet pueden exagerar la idea de lo que a veces se denomina “menopausia masculina”, para impulsar las ventas de inyectables potenciadores de la testosterona, muy rentables, ignorando a menudo las directrices de seguridad que deberían impedir el uso de la hormona en hombres sanos. Algunos de los sitios web se dirigen a veteranos militares.

“He visto anuncios en Internet que se pasan de la raya”, afirmó Steven Nissen, médico y director académico del Heart, Vascular, and Thoracic Institute de la Clínica Cleveland. “Para el estado de ánimo y la baja energía, recetar testosterona aporta poco o ningún beneficio. Están promoviendo la testosterona para indicaciones que no figuran en la etiqueta”.

Casi todos los sitios web sobre testosterona citan un estudio publicado en 2002 por científicos de los New England Research Institutes, que descubrieron que los niveles de testosterona caen un 1% al año en hombres mayores de 40 años. Stefan Schlatt, director del Centro de Medicina Reproductiva y Andrología de la Universidad de Muenster, en Alemania, dijo que los datos que respaldaban la estadística incluían a hombres mayores con una salud deteriorada cuyos niveles disminuían a causa de enfermedades.

“Los hombres sanos no muestran ese descenso”, señaló.

Ese estudio de 2002 dio lugar a una avalancha de anuncios de “baja T” en la televisión estadounidense, anuncios que más tarde fueron prohibidos por la FDA, en una sentencia de 2015 que acusaba a la industria farmacéutica de exagerar el fenómeno de la baja T para asustar a los hombres y hacerles comprar medicamentos.

Según otro estudio, el mercado de suplementos de testosterona se situó en $1,850 millones en 2023.

El diluvio de anuncios “ha alimentado la demanda de un producto en gran parte no cubierto, lo que permite altos márgenes de beneficio”, explicó Geoffrey Joyce, director de políticas de salud en el USC Schaeffer Center for Health Policy & Economics e investigador del National Bureau of Economic Research. “El motor principal es la demanda fabricada”.

Barbara Mintzes, profesora de política farmacéutica basada en la evidencia en el Centro Charles Perkins de la Universidad de Sydney, Australia, dijo que el bajo nivel de testosterona debería considerarse realmente como un signo de una enfermedad que necesita tratamiento. Mintzes dijo que la diabetes, las cardiopatías, la hipertensión, la obesidad, la exposición a sustancias químicas tóxicas como los PFAS y el estrés pueden reducir los niveles de testosterona.

Varios de los sitios web analizados por KFF Health News se presentan como revistas de noticias y fitness, con anuncios insertados en los artículos que dirigen a los lectores hacia formularios para pedidos de terapia de sustitución de testosterona, abreviada como TRT.

Los precios de la TRT oscilan entre $120 y $135 al mes, sin incluir los análisis de sangre iniciales por correo, que cuestan unos $60. Algunos sitios prometen aumentar la libido y reducir la grasa del estómago.

Por ejemplo, los anuncios de Male Excel en Google dicen que la TRT “mejora el estado de ánimo” y “restaura la vitalidad”. Y su sitio dice que el tratamiento con testosterona proporcionará “definición muscular”, “pérdida de peso”, “impulso explosivo”, “sueño más profundo” y “energía restaurada” por encima de un enlace a una evaluación gratuita en su plataforma de telesalud en línea.

Craig Larsen, director general de la empresa, no respondió a varios intentos de establecer contacto por teléfono y correo electrónico.

Tanto Male Excel como Hone Health se encuentran entre los sitios que se dirigen a los veteranos militares. Hone Health incluía un video de un veterano que afirmaba que un hospital del Departamento de Asuntos de Veteranos le había denegado el tratamiento con testosterona.

Saad Alam, CEO y cofundador de Hone, afirmó que su empresa es “conservadora” en el mercado. Dijo que Hone receta sólo a los hombres que son hipogonadales y les hace pruebas cada 90 días, a diferencia de otras empresas que operan sitios web de telesalud a las que calificó de “cazadoras de dinero”.

“Estoy de acuerdo en que los pacientes deben ser tratados por sus médicos. Pero el sistema de salud estadounidense no está en condiciones de atender a los hombres que tienen este problema, y algunos endocrinólogos prefieren tratar a pacientes que proporcionan mayores beneficios”, dijo Hone. “Por eso la gente acude a nosotros”.

Una forma popular de TRT es el cipionato de testosterona inyectable. Según la base de datos de precios de venta de Medicare, cuesta $0,027 por miligramo. Los proveedores en internet que venden el fármaco directamente a los consumidores en viales de 200 mg/mL por un precio medio de $129 al mes están cobrando el equivalente a $1,55 por miligramo, un margen de beneficio de más de 50 veces el precio promedio de Medicare.

Según un estudio de 2022, los sitios web de telesalud de TRT crean una forma de eludir a los médicos que se niegan a recetar la hormona. En ese estudio, Justin Dubin, urólogo del Memorial Healthcare System de Florida, se hizo pasar por un consumidor. Declaró tener un nivel de testosterona por encima de lo normal y manifestó su deseo de formar una familia, a pesar de que este tipo de terapia puede frenar la producción de esperma. Sin embargo, seis de las siete clínicas online de TRT le recetaron testosterona a través de un profesional médico.

“Y eso es preocupante”, afirmó Dubin. “La telemedicina ayuda a los hombres con hipogonadismo que podrían sentirse demasiado avergonzados para hablar de disfunción eréctil. Pero tenemos que hacer un mejor trabajo para entender lo que es una atención apropiada”.

Aun así, aunque la FDA no permite la comercialización off-label (la práctica de recetar medicamentos para un uso distinto par el que han sido aprobados), sí permite las recetas off-label.

El uso off-label de reemplazo de testosterona se ha convertido en algo común entre los veteranos. Y entre los militares masculinos que recibieron TRT en 2017, menos de la mitad cumplieron con las pautas de práctica clínica, según un informe del ejército estadounidense.

Phil Palmer, veterano del Cuerpo de Marines, de 41 años, que vive en las afueras de Charleston, Carolina del Sur, dijo que paga de su bolsillo los análisis de sangre y las recetas para una forma de testosterona de implante cutáneo y para el clomifeno, un medicamento que puede ayudar a contrarrestar la infertilidad masculina que es un efecto secundario del tratamiento con testosterona.

Palmer explicó que el tratamiento es algo que le atrae tanto a él como a otros veteranos que se enfrentan a las secuelas de haber servido en las fuerzas armadas.

“El entorno en el que servimos y los niveles de estrés tienen mucho que ver”, afirmó Palmer. “Estuvimos expuestos a pozos de quema tóxicos. El ejército no te enseña a comer bien: comíamos mucha comida procesada”.

En el ámbito médico, la TRT puede acelerar la recuperación de los soldados que tienen problemas de densidad ósea o lesiones de la médula espinal, indicó Mark Peterson, profesor de medicina física y rehabilitación en la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan. Pero, agregó, “para los hombres en el rango normal de T, el uso de una receta en línea para comprar testosterona para reducir la grasa del estómago puede ser contraproducente”.

Quienes la utilizan también se arriesgan a tener que tomar medicación de testosterona indefinidamente, porque la TRT puede hacer que el cuerpo deje de producir su propia hormona.

Palmer, que fundó una organización sin fines de lucro que ayuda a los veteranos a recuperarse a través del ejercicio, la nutrición y la tutoría, dijo que la medicación le ha sido útil, pero insta a sus compañeros veteranos a recibir atención médica en lugar de lo que él llamó sitios web de “bro science” que promocionan la testosterona. (La “bro science” surge cuando los relatos anecdóticos de personas que practican fisicoculturismo en el gimnasio se consideran más creíbles que la investigación científica)

“No se trata de una píldora mágica”, concluyó.



Source link

About The Author

Scroll to Top